Altavoces. Todo lo que influye en su sonido y cómo elegirlos.

Altavoces. Todo lo que influye en su sonido y cómo elegirlos
  • Valoración de los lectores
  • Puntuación 2.8 estrellas
    2.8 / 5 (2 )
  • Tu puntuación


Unos altavoces convencionales están formados por varios transductores. Es decir, por una serie de dispositivos instalados en cajas acústicas que transforman la energía eléctrica en ondas sonoras.

¿Y qué hace que unos altavoces suenen distintos a otros? Para responder a esta pregunta hay que recurrir a la física. Solo así podemos comprender las claves para que un modelo de altavoz estacionario destaque en cuando a calidad de sonido.

En las siguientes líneas conoceremos cuáles son las partes básicas de un altavoz y los principales factores que marcan la diferencia. Tranquilo, intentaremos no aburrirte con demasiados tecnicismos e ir directos al grano. ¿Preparado para entrar en materia? Pues comenzamos en 3, 2,1…

Factores que determinan el sonido de unos altavoces

Altavoces Dali ZensorA la hora de entender por qué la música se escucha diferente según el altavoz, debemos tener en cuenta los siguientes factores:

1. Tipo, material y tamaño de los drivers.

El diseño de los transductores o drivers es clave para entender el porqué de estas variaciones. Estos elementos pueden ser de varios tipos y eso hará que el resultado final sea distinto.

Lo mismo ocurre con los materiales, donde el abanico de posibilidades es inmenso. Tenemos el papel, que es el más barato pero menos resistente, así como otros materiales sintéticos como la fibra de carbono o el prolipropileno.

Además del tipo y material de los drivers, el tamaño también cuenta para reproducir con fidelidad tanto las frecuencias graves como las frecuencias agudas.

2. Los filtros de frecuencia

Otros componentes a tener en cuenta son los filtros de frecuencia. Estos sirven para separar la señal de audio en diferentes bandas de frecuencia y enviarlas a cada driver del bafle. De este modo, funcionará dentro de su rango ideal.

Como ocurre con los transductores, los filtros pueden ser de clases y materiales muy variados. Ello influirá tanto en la calidad del sonido como en la potencia eléctrica soportada.

3. El material y el formato de la caja

El tipo de caja acústica que aloja los drivers es un factor fundamental para la calidad y las tonalidades de frecuencia que predominan en un altavoz. En este sentido, el material con el que está construida la caja es determinante.

Las de gama baja suelen fabricarse con materiales plásticos. Sin embargo, en los altavoces de buena calidad el material más valorado es la madera natural – como la cabina del altavoz DALI Menuet– o los laminados prensados a alta presión. Por otro lado, el formato de la caja acústica del altavoz también incide en la nitidez del sonido.

4. Su forma y aislamiento

No menos importante es el aislamiento sonoro interno y la forma de la caja. Los modelos de gama media y alta recurren a diversas técnicas para evitar las ondas resonantes y el efecto “eco” que se puede llegar a percibir en ciertas frecuencias, afectando al sonido final.

Es por ello que se suelen emplear formas curvas o prismas truncados; otra solución pasa por colocar aislantes acústicos que absorban parte de la energía y disminuyan la amplitud de las ondas que rebotan dentro de la caja.

Altavoces DALI Menuet

Conclusión: cómo saber si se trata de un buen altavoz

Todas estas características internas del altavoz influyen, por tanto, en la calidad final del sonido. Sin embargo, hay otros aspectos externos, como el espacio acústico en el que estarán ubicados los altavoces, que también hay que tener en cuenta.

A la hora de comprar un buen altavoz es interesante conocer cuáles son sus componentes y materiales, pero también hay que saber si el lugar en el que va a estar está acondicionado para que el sonido final sea el ideal.

Está claro que para medir la calidad de unos altavoces no hay mejor herramienta que nuestro propio oído, aunque hay varios parámetros que pueden orientarnos y sacarnos de toda duda. Entre ellos está la resistencia de un equipo a la corriente eléctrica (algo que se conoce como impedancia), la sensibilidad del altavoz (se mide en decibelios dB), su potencia y el rango de frecuencias que es capaz de reproducir.

Con todos estos datos técnicos sobre la mesa, elegir entre un altavoz u otro será un poco más sencillo. ¿Entiendes ahora por qué no todos los altavoces estacionarios suenan del mismo modo?


Compartir es amar
Si este artículo te ha gustado, también le gustará a tus amigos. Ayúdanos a seguir creciendo y compártelo. Es tan fácil como pinchar en estos botones. ¡Muchas gracias!

Y además...


Deja un comentario

  • En Headphoniaks no usamos estos datos con objetivos comerciales.
  • Todos los datos que recogemos son para mejorar el funcionamiento de la web y responder a tus consultas.
  • Puedes modificar, descargar o eliminar los datos de tu cuenta siempre que lo desees.